Contemplación

Y la puerta esté perfectamente asegurada con dos cerraduras distintas de hierro, con batientes y cerrojos, para que, sobre todo por la noche, se cierre con dos llaves, una de las cuales tendrá la portera y la otra la abadesa; de día no se la deje en ningún momento sin vigilancia, y esté firmemente cerrada con una llave